En torno a la muerte de la privacidad

Hoy, en medio de un mundo altamente tecnologizado y donde mantenerse “conectado” pareciera ser carta de identidad, no encontramos a menudo con la dificultad de reconocer los tradicionales espacios de privacidad. ¿Significa eso que la privacidad ha muerto?
No podríamos responder a ciencia cierta tal interrogante, no obstante, podemos realizar algunas aproximaciones que aporten luces al respecto.
Básicamente plantearemos que más que muerte de la privacidad hoy asistimos a una indefinición de los límites, antaño tajantes, entre lo público y lo privado. De hecho, nos atreveríamos a señalar que esta es una de las característica definitorias de la sociedad desde la posmodernidad hasta nuestros días.
Antiguamente la privacidad era puesta en crisis por acciones externas; hoy, es muchas veces la voluntad e los propios sujetos que renuncian a la intimidad en pos de la exposición. Prueba de ello son las plataformas digitales que llamamos “redes sociales”. En ellas hacemos visible nuestras acciones más insignificantes. Lo que antes quedaba a resguardo de un álbum fotográfico familiar en el fondo de un cajón hoy se encuentra a disposición de una comunidad virtual considerablemente amplia en un portal de Facebook. Las reflexiones personales antes cobijadas en libretas o diarios de vida hoy son compartidas en blogs testimoniales. Años atrás el periodismo se encargaba de “perseguir” a los ídolos del rock o a los políticos que rondaban el poder para “arrancarles” una foto o una noticia lateral mientras que hoy son los propios protagonistas los que twittean a cada segundo dónde están, con quién, qué hacen…qué comen.
Planteamos entonces que los espacios de privacidad han cambiado su configuración.
Por otro lado, no es desconocido para nadie que el “hackeo” es una actividad propia de nuestro presente. Actividad muy desprestigiada en la conciencia masiva pese a que su vocación no es maligna en sí misma; al contrario, es -en muchos casos- un medio preciso de habitar la red y plantearse frente a los problemas de acceso.
El punto donde creemos surge el problema es en el tema del control.
Antiguamente lo privado se guardaba celosamente…su exposición era motivo de irritación. Hoy no es la exposición lo preocupante…sino el manejo de aquella privacidad para fines de control. La información personal se transforma en datos potenciales de manipulación. Allí, la privacidad entra en estado de agonía.

Curiosamente, la palabra filtraje es hoy un vocablo que hace alusión a esta fragilidad de la privacidad. Cuando ocurre una investigación por fraude al fisco, o de actos de pedofilia por parte de un religioso o un personero del gobierno…siempre se “filtran” correos que delatan…por ejemplo. Se filtran fotos íntimas, especialmente cuando un personaje ligado al gobierno o a la farándula, un futbolista famoso comete acto de infidelidad. Filtraje es la prueba de una privacidad puesta en jaque.

Años atrás, se filtró a la prensa una conversación telefónica del entonces precandidato presidencial chileno Sebastian Piñera aludiendo a su compañera de bancada, pero en ese momento contendiente en la carrera hacia la definición del candidato único de la centro derecha, Evelyn Mathey. Todo esto, mucho antes de que efectivamente Piñera llegara a la casa de gobierno, mucho antes de la explosión digital…previo a Instagram y Twitter. La discusión giró en torno a la privacidad…¿por qué tengo que responder por dichos realizados en un círculo íntimo? alegaba Piñera.
El punto olvidado fue la ética: por qué espiar telefónicamente, por qué descalificar a un compañero, por qué filtrar una conversación privada…
Intuyo que la formación ética anula el conflicto en torno a la privacidad. Naturalmente, estamos lejos de aquella realidad transparente.
Por tanto, debemos formular un cuerpo ideológico que determine en qué momento quien “averigua” se transforma en invasor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s